Educación
Educación

Los animales no humanos, en especial los équidos, han sido utilizados como herramientas para satisfacer nuestras necesidades a lo largo de toda la historia de la humanidad. Según las creencias de cada época y cultura, se plantean distintas justificaciones para avalar su utilización o explotación.

Pese a que hemos evolucionado mucho en materia de protección animal, algunas ideas del pasado siguen tan arraigadas en nuestro pensamiento y nuestros hábitos, que la mayoría de nosotros no nos hemos planteado cuestionarnos si es correcto o no seguir utilizando a los demás animales para nuestro beneficio propio.

Como protectora de équidos trabajamos educando en la empatía y el respeto que merecen todos los animales y en especial los équidos, mostrando las historias y los rostros de las víctimas que tuvieron la suerte de escapar del abuso, el abandono y el maltrato del ser humano.

Creemos que nuestros refugiados tienen mucho que decirle al mundo. Ellos son la prueba viviente de que también son seres únicos e irrepetibles, que sienten, tienen intereses propios y que sobretodo, quieren vivir y ser libres. Es por esto, que parte importante de nuestro trabajo consiste en concienciar al mundo, y en especial a las nuevas generaciones, difundiendo sus historias y sus vidas a través de los medios de comunicación y redes sociales, organizando charlas y visitas al refugio para escolares, estancias con grupos de ocio infantil, pases de documentales, cursos y talleres para el buen manejo de los caballos, etc.